La Terapia Familiar Sistémica es una disciplina terapéutica que aborda la intervención y el tratamiento de la familia en su conjunto, para conseguir los siguientes objetivos:

  • Intervenir en las dificultades que atraviese la familia
  • Mejorar la capacidad de comunicación de pensamientos y sentimientos.
  • Respetar la individualidad de cada uno de sus miembros
  • Apoyar y potenciar los recursos que toda familia tiene.

La situación específica de la discapacidad en el entorno familiar tiene una complejidad propia, ya que, tanto de nacimiento como adquirida o derivada de una enfermedad, provoca en el individuo y en su sistema más cercano, una serie de dificultades y necesidades de adaptación a la nueva situación que no siempre puede realizarse con el éxito deseado.